Gymkhaneando

¿Por qué patinas?

¿y eso?

¿no estás ya algo mayor? …

¡Precisamente por eso! … porque nos gusta jugar y mantener la ilusión como ‘peques‘ al deslizarnos, y porque deporte y movilidad sostenible no están reñidos con diversión. Así que juguemos siempre; y si puede ser en patines, ¡mejor!

El pasado 29 de Septiembre de 2018 y con motivo de la Semana Europea del Deporte pudimos hacerlo a través de una Gymkhana que  salió rodada gracias al esfuerzo y cariño de un equipo de socios de la APM. La Junta Municipal Distrito de Arganzuela, así como el patrocinio de la tienda In-Gravity, ayudaron a pasar una tarde sobre ruedas resolviendo las más locas pruebas y retos por Madrid Río.

Imagina convertirte en dardo humano sobre ruedas, lanzado a una peculiar diana, o dar clases avanzadas de dibujo artístico a los paseantes para representar a nuestro querido gatete de tres patas. Imagina también pruebas de agua, cucharas y pelotas, construcción de torres de Babel con conos en equilibrio, y remátalo con las más disparatadas frases creadas en un ‘apalabrados’ con las letras de la frase: “y o  p a t i n o  n o  c o n t a m i n o”.

Mézclalo todo con una buena cantidad de ilusión y motivación, y tendrás una idea aproximada de lo bien que lo pasamos durante el evento.

Y por si fuera poco, la gymkhana acabó con una trabajada coreografía por parte de los grupos de participantes al son de nuestra canción de la APM “a Patinar”. (¿No la conoces? escúchala aquí).

Muchas gracias por sus ganas y buen rollo a los todos los asistentes, y por su inefable trabajo a todos los voluntarios.

Y ya sabes, ayúdanos, entre otras cosas, a que esta iniciativa y otras similares puedan salir adelante haciéndote socio/a de la APM aquí.

¡Nos vemos rodando la ciudad!

18 de Mayo, Madrid Friday Night Skate

Volvemos a la carga una vez más, como cada mes, para reivindicar que la Madrid Friday Night Skate pueda realizarse de manera legal y segura.

Cada vez estamos más cerca de conseguirlo y, por eso, necesitamos que se nos vea y se nos oiga reclamando nuestro lugar como patinadores dentro de nuestra ciudad.

Cuantos más seamos, más posibilidades tenemos de ser tenidos en cuenta como deportistas, alternativa de ocio y medio de transporte sostenible. Así que, ¡no faltes! ¡trae tus patines y tus ganas de pasarlo bien! y ¡difunde!

Consulta toda la información en el evento de facebook

¡¡Gracias!!

14 de Abril, Día del Patinador

El 14 de Abril se celebra en todo el mundo el día del patinador. Este es un hecho curioso, ya que está relacionado con la religión y debe su historia a la vida de Lidwina, una niña Holandesa del siglo XIV.

Lidwina nació en 1380 en Schiedam (Holanda) en el seno de una familia pobre de ocho hermanos. A la edad de 15 años, en mitad de un duro invierno, Lidwina
salió a patinar sobre el hielo de los canales congelados del pueblo con sus amigas. Una fuerte caída hizo que se rompiera una costilla (mira que ir sin protecciones…), lo que acabó provocando una parálisis parcial que la mantuvo en cama durante 38 años, dado que nadie en la ciudad supo cómo curar su lesión.

Nunca se recuperó totalmente de semejante trompazo y cada vez se encontraba más enferma e incapacitada. Se cree que quedó completamente paralizada a excepción de su mano derecha y que algunas partes de su cuerpo “se desprendieron” (lo que hacen algunos por perder peso…). También se dice que la sangre brotaba espontáneamente de su boca, nariz y oídos, por lo que los habitantes de Schiedam creían que estaba bajo la influencia del diablo.

Lidwina comenzó a desarrollar su devoción por la Eucaristía y la mayor parte de su tiempo lo dedicaba a rezar, meditar y ofrecer su dolor a Dios (no podía patinar ni existía Sálvame Deluxe…). Se dice que Lidwina tenía visiones y se registraron milagros junto a su cama por lo que recibía numerosas visitas.

El 14 de Abril de 1433, Lidwina falleció a la edad de 53 años, donde parecía imposible que pudiera seguir viva en condiciones tan graves. En 1434 se construyó una capilla sobre su tumba, que se había convertido en un lugar de peregrinaje. Sus reliquias fueron trasladadas a Bruselas en 1615, pero regresaron finalmente a Schiedan en 1871. En 1890, el Papa León XIII canonizó a la patinadora y la convirtió en santa.

Se la conoce como la patrona de los patinadores y los enfermos crónicos.

La historia de Lidwina nos recuerda que un castañazo te puede dejar muy mal parado, que encomendarte a la providencia puede que no sea suficiente para evitarlo. Usa protecciones, no hagas como Lidwina, y celebra el día del patinador con seguridad.